el blog de prl

Una corrección exprés

blog

Una corrección exprés

Índice

Las correcciones son importantes. Y una buena corrección precisa un factor humano, no solo robótico.

En pleno siglo XXI, estamos tan acostumbrados al uso de dispositivos que corrigen textos automáticamente, que ya no percibimos esas correcciones o esas alertas subrayadas. Escribir por inercia, sin detenerse a ver qué destaca o no destaca el corrector puede llevar a cometer errores graves.

Cualquier procesador de texto detectará errores por defecto, pero también obviará algunos, porque es una máquina, incapaz de contextualizar el sentido de las palabras. Por ello, deberás prestar atención a lo que escribes, y revisarlo no una vez, sino al menos, dos.

No bastará con seleccionar ‘corrección’, y eliminar las ‘h’ que sobran, o colocar las tildes que faltan. Tendrás que valorar que todas las oraciones tengan sentido completo, que no falte o sobre ninguna letra, e incluso que sea entendible. Como escritor, tus ideas están más o menos claras. Conoces la historia. Y piensas, quizás, a un ritmo diferente del que escribes. Esto te puede llevar a errores en relación con el género, el número, e incluso el orden de las palabras en la frase. Estos fallos puede que no sean detectados por el sistema automático.

En resumen, el libro es tuyo, escríbelo, y revísalo tú. Usar las tecnologías de las que se disponen en la actualidad es una gran ventaja, una gran ayuda, pero no puede (o no debe) ser el pilar fundamental sobre el que reposa tu obra. Tu libro debe de ser un texto humano, no uno generado o validado únicamente por una máquina.

Deja un comentario

¿publicamos tu libro?

Contáctanos