La dulce y virginal señorita Fany

Ramón Talavera Rodríguez
He regresado para confesar mi delito, consciente de que no suscitaré sentimientos de solidaridad, ni siquiera entre los colectivos a los que quise desagraviar. No habrá piedad para mí. Ni yo la pediré. ¿Acaso la tuve yo con aquel maldito cabrón, que al fin y al cabo no era más que un desgraciado, víctima también él de una _x0093_educación_x0094_ machista basada en el predominio y la prepotencia del varón sobre la mujer?
Hoy comienza el último acto de la vida de la nueva _x0093_Juana de Arco_x0094_. Mañana me veré ante la justicia, y pasado mañana _x0093_me consumiré en la hoguera_x0094_ de la incomprensión, de la repulsa, de la condena popular. Nadie creerá que Dios me eligiera para salvar a las mujeres de sus agresores, ni de sus dudas y sus miedos.
Las mujeres tenemos que salvarnos nosotras mismas. No tenemos que esperar a ningún salvador, hombre o mujer. En este país, en este mundo ha habido a lo largo de la historia demasiados _x0093_salvadores_x0094_ que provocaron muchas desgracias, muchos infortunios, muchas muertes de inocentes, incluidas las de muchas mujeres.

Disponible en papel

Comprar libro en Amazon

Disponible en digital

Comprar libro en AmazonComprar libro en El Corte InglésComprar libro en FNACComprar libro en Casa Del Libro

Libros similares