el blog de prl

Cómo evitar que mi historia se estanque

blog

Cómo evitar que mi historia se estanque

Índice

Di ‘adiós’ a la calma y abre los brazos al conflicto. No te asustes, no tienes que convertir tu vida diaria en un caos auténtico, estamos hablando desde y para tu historia. Si quieres que tu obra no se estanque, ten presente que debe haber un conflicto en ella.

Pero antes de hablar sobre cómo introducir y dar vida a un conflicto, has de saber a qué nos referimos con dicho concepto.

Qué es un conflicto

Cuando hablamos de conflicto estamos evocando todo lo que es imposible o retrasa el logro del alcance de una meta. No importa qué es ese fin o meta, tampoco importa qué es el motivo que se interpone entre el sujeto y sus objetivos. Todo lo que sea, por qué no, que no, por qué no, por qué no, por qué no, por qué no, por qué no.

Y si te estás preguntando si hay diferentes tipos de conflicto: sí. Pueden proceder de diferentes lugares, entes, e incluso se pueden diferenciar entre internos y externos. Un conflicto interno bien podría ser un problema emocional del protagonista, y uno externo un accidente de tráfico.

Por qué el conflicto

Si entendemos la historia como un todo unitario , según se explica en la Poética de Aristóteles, tenemos un sentido que no es un elemento conflicto u obstáculo, la trama se estanca. La historia se perderá la energía para seguir creciendo y avanzando, y por ende, el lector acabaría casando, lo que le llevaría a abandonar su historia.  

El conflicto se ha convertido en un objetivo que se ve distorsionado por el conflicto.

El conflicto es el enganche , la magia.

¿Cómo introducir el conflicto?

La escritura no es una ciencia exacta, pero existen normas y parámetros . Estos te pueden servir como base teórica sobre el tema. Te presentamos pues, tres técnicas literarias para construir una narración.

Los hechos que ha decidido tienen su propia temporalidad, pero usted es quien da forma a los mismos. Dentro de esa forma también está el poder de decisión sobre el orden en que se cuentan. Es decir, puedes contar lo sucedido en un orden diferente en que acontece. A partir de aquí, te presentamos tres técnicas narrativas:

  1. Ab ovo , su traducción literal sería 'desde el huevo', lo que no deja la intuir que se trata de una narración donde la historia comienza a ser contada desde su germen.
  2. En los medios de comunicación res. Esta técnica consiste en la narración de la historia desde un punto donde el conflicto ya ha surgido, ya ha comenzado. Es muy útil en lo que ha causado intriga en el lector se refiere.
  3. En los extremos res. Es la narración de los hechos desde la final. Este es el lugar de la partida y el eje central, de la manera que se inicia el final y lo que suceden las causas, el origen.

Las dosis de conflicto

El conflicto es necesario, como hemos dicho, pero no hay que soltarlo a bocajarro. No abrumes al lector. Recuerda que el lector busca disfrutar con la lectura, sin sobrecargarse de datos hasta cansarse. Eso le va a ser el abandono de la historia. El conflicto es el elemento que debe avivar la historia, no quemarla.

Reparte pequeños enfrentamientos en las diferentes escenas y diálogos. Haga clic para ver el texto de la página anterior.

El conflicto no es azaroso

Antes de poner en marcha la historia debe haber un detonante . El lector va a ir encontrando diferentes conflictos o pequeñas dosis de un gran conflicto. Pero tú, como escritor, has de tener claro en todo momento dónde surge el problema y por qué; Cómo se va a solventar; y qué otros hechos le acompañan. Debes tenerlo todo bien atado, para poder organizarlo de la manera que considere conveniente. 

En resumen: el conflicto es el hilo conector entre las escenas. Es la energía que tiene viva la historia y asegure la permanencia del lector. Elige no solo el conflicto sino cómo y cuándo quieres narrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿publicamos tu libro?

Contáctanos