el blog de prl

Cómo escribir un libro de ciencia ficción

blog

Cómo escribir un libro de ciencia ficción

Índice

Te ofrecemos consejos para escribir una buena historia de ficción.

Escribir ficción es uno de los grandes placeres que se puede permitir todo escritor. El abanico de posibilidades es tan enorme que al final se convierte en una droga de la que no puedes escapar. Sería un tópico decir que la ciencia ficción te elige a ti, pero es precisamente lo que te decimos, porque así funciona este maravilloso género.

A continuación, en Punto Rojo Libros te explicamos todo lo que necesitas conocer para guiarte en la construcción de tu propio universo, aunque en primer lugar, debemos tener en cuenta un pequeño, pero fundamental matiz: ¿qué entendemos por un libro de ciencia ficción?

Definición y subgéneros

Podemos definir todo el libro de ciencia ficción como aquel que se encuentra en un futuro (o en un pasado), donde se presentan características distintas a las que conocemos en el mundo real, que pueden ir desde lo tecnológico hasta lo político.

De esta forma, siempre resulta interesante desarrollar una historia en base a los nuevos elementos que determinan esa sociedad en concreto. En este sentido, suele ser habitual que el marco de nuestra historia no sea más que una justificación para reflexionar sobre las circunstancias que rodean a nuestro propio mundo.

Por otro lado, la ciencia ficción ha de ofrecer elementos específicos en la tecnología y en la ciencia actual, por lo tanto, todo lo que narramos podría ser explicado con los conocimientos de los que disponemos. Así, no hay cabida para esoterismos, fantasmas o magias absurdas.

En cuanto a los subgéneros podemos destacar los siguientes:

  • Distopía : es lo opuesto a una utopía, ya que ofrece una sociedad infeliz, donde sus miembros luchan por tratar de reconstrucción.
  • Post-apocalíptico : es parecido a la distopía, pero se centra en la supervivencia dentro de un mundo devastado y que jamás volverá a ser igual.
  • Space-opera : alude a historias que transcurren en el espacio exterior.
  • Cyber-punk : suele tener lugar en sociedades distópicas, pero se puede considerar un subgénero propio, ya que nace del concepto decadente de la tecnología.
  • Steam-punk : hace referencia a una ficción establecida en el pasado, por ejemplo, en el siglo XIX.
  • Horror de ciencia ficción : combina elementos de terror con la ciencia ficción. 

Existen otros tantos relacionados exclusivamente con una temática determinada , pero no gozan de la solidez suficiente como para considerarlos dentro de los principales que ya hemos mencionado.

La regla principal: coherencia

En todo tipo de literatura la coherencia se antoja clave, pero quizás en ciencia ficción es donde los lectores tienen la piel más fina. Te odiarán y te criticarán hasta la saciedad si no eres coherente contigo mismo y con lo que cuentas. En este caso, debemos evitar el uso de recursos tan manidos como el Deus Ex Machina . Por eso, hay que respetar no solo las reglas de la ciencia ficción, sino también las de uno mismo.

En este sentido, los personajes deben ser coherentes con el propio espacio en el que se envuelven y los escenarios han de suponer una evolución razonable de la sociedad que conocemos. Grabemos la ciencia ficción parte de los elementos de ensayo en la actualidad, por lo que si en algún momento se desvía demasiado hacia la fantasía, los lectores lo notarán y lo valorarán negativamente.

La coherencia científica es el denominador común de la ciencia ficción. Nosotros debemos desarrollar a partir de ahí unas reglas del juego que son sagradas, aunque estas pueden estar basadas en aspectos tan diversos como en un sistema político concreto como en 1984 , en una física particular como en Un mundo invertido , en un sistema de relaciones de poder entre familias como en Dune , o en una tradición social como en Luna nueva .

Todas estas obras nacen de unas reglas que hoy en día no existen, pero que podrían hacerlo en un futuro próximo. De esta forma, se suele utilizar un fondo tecnológico con la intención de tratar elementos psicológicos, comerciales o sociales . Recuerda, nunca abuses de crear tus propias reglas, ya que los lectores terminarán por descubrir hasta los errores más leves y te condenarán por ello.

Evitar cualquier trampa

Es una obviedad resaltar esto, pero va en consonancia con lo explicado anteriormente. En ciencia ficción, así como en los demás géneros, cualquier lector adulto que se precie valora el desarrollo lógico de los acontecimientos. Por lo tanto, es fundamental que el propio escritor respete esa actitud para que nadie se sienta insultado. No queremos decir que no apuestes por las sorpresas, los guiños emocionales o los giros argumentales, pero que todo tenga un seguimiento, evitando cualquier manipulación u ocultación de información. 

Inventar no es nada sencillo

En este género casi todo está inventado; los agujeros de gusano , las inteligencias artificiales que se rebelan contra sus creadores, las guerras galácticas por recursos y disputas políticas, etc. La mayoría de estos fondos temáticos ya están trillados en todos los medios audiovisuales y escritos. Sin embargo, no es algo exclusivo de la ciencia ficción, ya que desde hace decenas de años los esquemas se siguen repitiendo. Por ello, os queremos decir que lo más relevante no es el qué , sino el cómo. Por ejemplo, lo interesante no es qué tipo personajes intervienen en tu obra, sino cómo se desarrolla y conviven entre ellos. Sherlock Holmes y el Dr. Watson no eran más que un detective y un médico, pero su carisma y su relación eran lo que les potenciaba y les convertía en personajes fascinantes.

Por otro lado, el estilo de ciencia ficción es un punto clave a la hora de escribir. Debes seleccionar aquello que te haga sentir más cómodo, pero podemos darte una idea de lo que suele preferir el público lector. De este modo, creemos que puede ser idónea la ciencia ficción hard , donde la abundancia de física y de marcará las pautas de tu historia. Si consigues escribir un buen argumento, probablemente logrará hacer indetectable la diferencia entre la ciencia y la pura especulación. Los mejores exponentes podrían ser Clarke y Asimov. 

Pese a ello, también es posible encontrar modelos exitosos en el polo opuesto, con Farmer y Philip Dick como referencias. Sus obras se aproximan bastante a la fantasía , pero recurren a la ciencia ficción para mantener la coherencia de su historia. 

En cuanto a otros aspectos, nos encontramos con las historias marcadas por la acción dentro de un universo ficticio, lo que ya hemos conocido como space opera. La acción bélica es el tono dominante de estos relatos y puede dar juego para plantear otro tipo de escenarios. Todos los estilos tienen en común el respeto por las propias reglas del universo que establecen.

Cuidado con las profecías y las especulaciones

Un folio en blanco da pie a explorar tu imaginación hasta límites demenciales, pero no puedes pecar de ansioso en este sentido. En ciencia ficción , a la hora de especular puedes abarcar de todo, desde coches voladores hasta complementos robóticos para el cuerpo humano. Sin embargo, hay que tener en perspectiva a los lectores de un futuro cercano para evitar envejecer mal y que seas motivo de risa. Esto sucede con algunos clásicos como Asimov. El secreto reside en no ahondar demasiado en la tecnología y evitar jardines que nos vienen grandes.

Asimismo, no es recomendable que los personajes que crees se comporten y actúen de una forma muy similar a la que conocemos actualmente. Por ejemplo, sería profundamente incoherente que dentro de 1000 años personas residentes en una ciudadela galáctica a más de un millón de años luz de la Tierra, vistieran con pantalones vaqueros y sudadera, o que sus relaciones sentimentales sean un calco a lo que vivimos en nuestra sociedad.

Con esto pretendemos recalcar nuevamente el aspecto central de cualquier obra de ficción: la coherencia . Depende de nosotros elaborar mundos creíbles que, a su vez, sean diferentes a nuestra realidad. Sabemos que es una tarea ardua, pero ahí está la clave para enganchar a los lectores , es decir, adaptar su mentalidad a algo que es novedoso a la par que familiar.

No hay que contar enciclopedias, sino historias

Te has documentando correctamente y has diseñado una cultura y una sociedad de la nada para escribir una novela de ciencia ficción redonda. Posiblemente también hayas creado un idioma propio y hasta un sistema político exclusivo de ese universo. Llegados a ese punto, es comprensible que quieras explicarlo todo como si de un ensayo se tratase, pero los lectores no lo van a agradecer que digamos, ya que la mayoría va a interesarse por el argumento, no por los minuciosos detalles que presentes. Esto se define con el anglicismo worldbuilding .

El principal problema radica en el hecho de que el amor por tu propia creación jamás llegará a ser el mismo que el del lector, pues no ha vivido el largo proceso que ha conllevado escribir el libro. Para que comprendamos mejor vamos a suponer que el lector es como un turista y tú eres su guía particular. Si vamos a parándolo en cada rincón por minúsculo que sea, existe el riesgo de perderlo por aburrimiento y que no escuche todo lo relevante que tenemos que contar. El lector no necesita saberlo todo, si quieres explayarte con el worldbuilding utiliza un blog , pero no lo apliques a la novela tan exhaustivamente.

La ciencia ficción no es otra forma de entender la literatura, sino un género por sí mismo

Registro fundamental: la ciencia ficción cuenta una historia, siguiendo un argumento y un tema específico. Todo lo demás, ya sea la tecnología o la física, es complementario y ayuda a cumplir estos requisitos. La fórmula planteamiento-nudo-desenlace es infalible para cumplir con esto.

Los clichés pueden destrozar tu obra

La ciencia ficción es sin duda el género más explotado en el cine, por lo que muchos autores presentan un estilo bastante visual a la hora de escribir y construir su narrativa, ya que cuentan con multitud de referencias. El problema en este aspecto es la posibilidad de dejarse llevar demasiado y escribir una novela huérfana de ideas propias.

Por, esto no implica que no empleemos elementos y características conocidas y que son comunes en muchos universos ficticios . Por ejemplo, si contamos el viaje por el hiperespacio o las pistolas de rayos, deberíamos pensar en cómo hacerlo diferente y no igual que en Star Wars o Star Trek . Esto supone reinventar conceptos muy interiorizados en nuestro imaginario, pero es imprescindible para crear una obra auténtica. Es en este punto donde la clave es especular y ser coherente con tus propias reglas.

Existen novelas de ficción que no usan esa etiqueta

Hay un amplio abanico de libros de ciencia ficción que no utilizan la etiqueta de ese género. Hablamos de libros más caracterizados por su trasfondo económico, político, social o psicológico, pero que siguen las reglas de la ciencia ficción. Podemos referirnos a ellas como utopías, distopías y ucronías, subgéneros que mencionamos al principio.

Un mundo feliz de Huxley o Sumisión de Houllebecq forman parte de este grupo de novelas modernas que, en forma no parecen ciencia ficción, pero en contenido cumplen con los parámetros exigidos.

Siempre es mejor mezclar subgéneros en ciencia ficción

Actualmente, cualquier novela integra y combina géneros y subgéneros. Es cierto que hay elementos que prevalecen y los detalles del mundo de la construcción son claramente definitorios. Sin embargo, las tramas, los personajes o los escenarios pueden estar envueltos en un conjunto de situaciones que podrían ser propias de un thriller , de un romance o de una aventura .

La ciencia ficción no para crecer y sus seguidores cada vez son mayores en número. Teniendo en cuenta todos nuestros consejos podremos llevar a cabo un buen libro de ciencia ficción. Cuando termina, no dudes ni un segundo, contacta con Punto Rojo Libros y te lo editamos a tu gusto.

Preguntas frecuentes sobre cómo escribir una novela de ciencia ficción

¿Cómo escribir un libro de ciencia ficción?
Hay que contar una historia novedosa y coherente dentro de un universo propio. Debe reinventarse dentro del género, por lo tanto, recuerda no caer en clichés ni en trampas argumentales.

¿Qué entendemos por un libro de ciencia ficción?
Podemos definir todo libro de ciencia ficción como aquel que se encuentra en un futuro (o en un pasado), donde se presentan características distintas a las que conocemos en el mundo real, que pueden ir desde lo tecnológico hasta lo político.

¿Cuál es el mejor subgénero para un libro de ciencia ficción?
Hay unos cuantos válidos, pero depende de tus preferencias . Podemos escoger entre distopías, ucronías, cyberpunk, steampunk, space-opera, etc.

¿Cuáles son los primeros pasos para redactar un libro de ciencia ficción?
La documentación es clave . Debes leer a todos los autores posibles e informarte mucho sobre ciencia y tecnología para poder aplicar con sentido tus conocimientos a la historia.

¿Qué es el worldbuilding ?
Este concepto es muy relevante dentro de la ciencia ficción. Se refiere a la construcción de un mundo desde cero, donde las reglas las estableces tú mismo, aunque siempre partiendo de una visión coherente y razonable. Recuerda que el worldbuilding sirve para contar una historia y no una enciclopedia.

¿Qué les caracteriza a los personajes de un libro de ciencia ficción?
En la ciencia ficción no hay nada preestablecido sobre qué personajes debes crear o no. Pueden ser de cualquier tipo, pero ten en cuenta que los protagonistas han de ser complejos y profundos, mientras que los secundarios pueden servir de soportes.

¿Cómo publico mi libro de ciencia ficción?
Esta es la pregunta clave . En Punto Rojo Libros queremos cumplir con el objetivo de publicar un libro de ciencia ficción y os brindaremos todos los servicios para que así sea, por lo que si quieres calidad estaremos encantados en que contactes con nosotros a través de nuestra web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿publicamos tu libro?

Contáctanos