Muerte por Espasmos

Los tambores puntúan la noche de Naraka Pintu, la minúscula isla del Pacífico, y unos salvajes grotescamente pintados aúllan frenéticamente. El chamán se contorsiona y grita mientras reta a N ́Gana Simbu, el Guardián de las puertas del infierno a que haga su aparición. Un cazador extranjero, Tasaki, se mofa del espectáculo, pero aguarda tenso en las sombras, entre las brillantes hogueras de la tribu.

Similares