Mi mamá y alguien más

Fabiana Graciela Santamaría Yeri Yeri
“Soledad mira la pulsera y mira a Rut y vuelve a mirar la pulsera y de nuevo a Rut. Después de un pequeño rato Soledad baja las escaleras saltando escalón por escalón cantando. -la, la, la, la, la, la, la, la, la, la, la, la, la, la. Con la pulsera en su mano.”

Libros similares