Lo siento

Lo que mantiene al hombre cuerdo es la inocencia, perderla nos hace vulnerables y frágiles o ruines y maliciosos, y con el paso de los años se va desprendiendo cual capas arracadas a una cebolla, que cuanto más nos acercamos al centro, al origen, más amargor encontramos.
Admiro a las personas resentidas, desalumbradas y realistas porque ellos han llegado al origen, ya no tienen capas.
Cuando descubras la verdad, ya no volverás a perder el tiempo.

Disponible en papel

Comprar libro en El Corte InglésComprar libro en FNACComprar libro en Casa Del Libro

Disponible en digital

Comprar libro en Casa Del Libro

Libros similares