Las hormigas no tuvieron la culpa

Juan, el personaje principal de esta historia compartida con una joven bella e inteligente llamada Adela, es un hombre que ha tenido una vida muy triste. No conoció a sus padres, fue criado por un matrimonio mayor que no tenían hijos, pero por circunstancias de la vida sus padres adoptivos murieron, naturalmente se quedó huérfano y una buena mujer viuda con cuatro hijos pequeños, se hizo cargo de él durante una temporada hasta que la fue imposible mantenerle y no tuvo más remedio que dejarle en la inclusa. En el centro de niños abandonados y huérfanos le llamaban Juan y con este nombre a secas un día ya hecho un zagal abandonó el hospicio y se fue a buscar un lugar donde vivir y apareció en un pueblo llamado _x0093_Cerros Bello_x0094_ y en el altozano más prominente de la pequeña sierra que circunvalaba el pueblo de _x0093_Cerros Bello_x0094_ halló una reducida planicie donde quedaban los restos de lo que parecía haber sido un hotel o una gran casa solariega, era un chamizo, cuchitril o tabuco y aquí se instaló para vivir en aquel andurrial con la única compañía de sus libros, sus hobbies eran la lectura y el trabajo . Se hizo un hombre respetuoso y respetado por todos los vecinos que le conocieron en _x0093_Cerros Bello_x0094_, para él la amistad era fundamental. Trabajaba haciendo chapuzas y el _x0093_Isidoro_x0094_ el bar restaurante que estaba en la plaza del ayuntamiento iba todos los días a faenar salvo los domingos que cerraban. Los fines de semana por la noche echaba una mano en la _x0093_alpargata_x0094_ la discoteca donde iban los jóvenes del pueblo, ayudaba a la empresa ceramista S. L. de Manolo y al señor López, el boticario, padre de la bellísima Adela. En fin, hacia hasta limpiezas de casas de alto nivel. Todo para comer y tener algún dinerillo para sencillos extras. Pero su modesta vida se verá íntimamente ligada con un grupo de jóvenes estudiantes cuya líder Adela, aparte de hacerse íntima amiga de Juan, será la protagonista de una execrable historia…, en la que las hormigas no tuvieron la culpa…

Disponible en papel

Comprar libro en AmazonComprar libro en El Corte InglésComprar libro en FNAC

 

Libros similares