El tiempo enroscado

Igor Quevedo Aragay
No somos dueños de nuestro tiempo, nunca lo hemos sido, esa es la dura realidad. El tiempo se nos escapa o eso parece en su efímera textura, no somos más que cambio.
Así nuestra conciencia percibe el tiempo como un todo, como una época que se mide en el “ahora” y no deja de ser nunca otra cosa que este eterno “ahora”, aunque el universo entero haya cambiado en un solo instante.
¿Por qué entonces percibimos el tiempo como algo extraño, como algo que no nos pertenece? Cuando en realidad todo está hecho de tiempo, nuestro corazón, nuestra forma de ver el mundo, medirlo y entenderlo, solo es posible a través de este presente cambiante, que en el fondo es la esencia de la realidad.
No obstante, nuestra memoria lucha contra esta eternidad, mirando atrás y comparando los cambios, los ecos del presente “pasado”, creando la historia, el relato de lo acontecido.
Pero entonces ¿existe el tiempo o es una invención de nuestra conciencia? Un mar revuelto que nuestra mente ordena “pescando” y creando cada instante, dilatando o contrayendo a su conveniencia. Y si existe el tiempo ¿este es lineal o enroscado sobre sí mismo en un eterno retorno?

Disponible en papel

Comprar libro en El Corte InglésComprar libro en Casa Del Libro

Disponible en digital

Comprar libro en El Corte InglésComprar libro en FNACComprar libro en Casa Del Libro

Libros similares