Ciro. Bailaor

Ciro. Bailaor

De la Castilla profunda al Lincoln Center NY. Autobiografía
Ciro Diezhandino Nieto

Ciro. Bailaor. De la Castilla profunda al Lincoln Center de Nueva York. Autobiografía es una historia de coraje y pasión. Desde muy niño quiso dedicarse a la danza, vocación por la que tuvo que enfrentarse a incomprensiones y prejuicios. Esta obra está dedicada a los jóvenes que, forzados por condiciones ajenas a su voluntad, temen verse anulados de libertad y despojados de sus sueños colgados de la palabra Nunca. Ciro les
alienta a luchar por lo que quieran ser. Su convicción fue siempre esta: “Cuando se está en el filo de la navaja que separa de un lado los sueños y del otro una existencia indeseada, hay que lanzarse al vacío por el lado de los sueños. Es la decisión más sabia y divertida de la vida”. Su apasionante trayectoria vital y artística es la mejor prueba de ello.

Características papel.

ISBN/13: 9788418194146
Número de páginas: 320
Tamaño: 170X240
Precio: 22.00€

Disponible en papel 22.00 €

Ciro Diezhandino Nieto

Ciro Diezhandino Nieto

Ciro Diezhandino Nieto nace en Castrillo de Onielo (Palencia), en 1932. Estudió bachillerato en el Instituto Jorge Manrique de Palencia y Derecho en la Universidad de Valladolid. Cuando cursaba quinto curso de carrera, decidió dejarlo todo e instalarse en Madrid para comenzar sus estudios de danza. Inicia su preparación con clases de ballet clásico en la escuela de María Teresa Ibarz, en el Círculo de Bellas Artes, y más tarde, de flamenco con La Quica y Antonio Marín. Firmó sus primeros contratos con los maestros Alberto Lorca y Antonio Ruiz. En la Compañía de Antonio permaneció hasta que emprendió su propia carrera artística que comenzó en Estados Unidos en 1961. Monta entre otros el tablao Chateau Flamenco, en Nueva Orleans. Tras su intervención en la Feria International de Seattle, fue seleccionado para actuar en la primera retransmisión (Telstar, julio 1962) de la historia de televisión por satélite en directo entre América y Europa, presentada por el presidente John Fitzgerald Kennedy. En 1968, el gran manager Solomon Hurok (celebérrimo empresario de Nueva York, productor de danza, música, teatro y variedades) le invita a ofrecer una audición ante sus 200 agentes teatrales. A continuación, firma con él un contrato en exclusiva. Monta, dirige y coreografía su propia compañía, Ciro y su Ballet Flamenco, y con Sol Hurok comienza largas giras por EE.UU, Islas Vírgenes, Puerto Rico, Canadá... En 1970, Sol Hurok presenta a Ciro y su compañía en Nueva York, en la Alice Tully Hall, la sala de conciertos para música de cámara del Lincoln Center, uno de los centros de Arte Escénico más importantes del mundo. Ciro fue creador de importantes coreografías. Para la gran Sarah Caldwell, directora artística y responsable absoluta de la American National Opera Company, coreografió las óperas Carmen, Don Quichotte y La Traviata. Después llegaron, entre otras, El Amor Brujo, Bolero de Ravel, Garrotín, Farruca y Guajira, Olé Olé, El Muro, Torero, Gitanos, Ay Carmela, El día que nací yo, Con estos versos de la tierra mía, Bailaora… Antonio Gades le invitó a ser Maestro del Ballet Nacional de España. Enseñó en Madrid, en la Escuela Amor de Dios, con un éxito desbordante, y dio clases magistrales por medio mundo. Ciro ha dejado su impronta a varias generaciones de bailarines a través de sus creaciones y enseñanzas.